Boda cristiana ceremonia

Guión de ceremonia de boda cristiana moderna

  1. ProcesiónDurante esta parte de la ceremonia, tu familia más cercana, el cortejo nupcial y, finalmente, tú y tu pareja camináis hacia el altar. Tradicionalmente, si la boda es para una pareja del sexo opuesto, la procesión comienza con el oficiante y sigue con el novio (que puede caminar por el pasillo con sus padres o solo), el padrino, los padrinos, la dama de honor, las damas de honor, la niña de las flores, el portador del anillo y la novia (que puede caminar por el pasillo con sus padres o sola). Aunque esta estructura es la que se suele seguir, se puede adaptar, sobre todo en el caso de las parejas LGBTQ+, que deben sentirse autorizadas a personalizar el orden de la procesión como consideren oportuno.

Por lo general, los padrinos se colocan detrás del novio y las damas de honor detrás de la novia, pero recientemente algunas parejas han cambiado el orden. Las damas de honor se colocan detrás del novio y los padrinos detrás de la novia. De este modo, los novios pueden mirar a sus invitados VIP en busca de apoyo emocional (sin tener que darse la vuelta). Otra forma en que algunas parejas se alejan de la tradición es optar por caminar juntos hacia el altar en lugar de hacerlo por separado. Este método actúa como símbolo de que la pareja continúa, no comienza, su viaje de amor juntos.

Ceremonia de boda cristiana moderna

La ceremonia de tu boda cristiana puede adaptarse individualmente, pero debe incluir expresiones de adoración, reflejos de alegría, celebración, comunidad, respeto, dignidad y amor. La Biblia no da ningún patrón u orden específico para definir exactamente lo que debe incluirse, así que hay espacio para tus toques creativos. El objetivo principal debe ser dar a cada invitado una clara impresión de que ustedes, como pareja, están haciendo un pacto solemne y eterno el uno con el otro ante Dios. Vuestra ceremonia debe ser un testimonio de vuestras vidas ante Dios, demostrando vuestro testimonio cristiano.

Para obtener una comprensión más profunda de su ceremonia de boda cristiana y hacer que su día especial sea aún más significativo, es posible que desee dedicar tiempo a aprender el significado bíblico de las tradiciones de la boda cristiana de hoy.

En una ceremonia de boda cristiana, las palabras de apertura que suelen comenzar con “Queridos hermanos” son una llamada o invitación a adorar a Dios. Estas palabras de apertura invitarán a sus invitados y testigos a participar junto con ustedes en la adoración mientras se unen en santo matrimonio.

Guión de ceremonia de boda cristiana

Cada boda es única y especial a su manera. Desde la decoración hasta los discursos, cada celebración es un reflejo de la relación, las creencias y el estilo personal de la pareja. Y una buena noticia: incluso los votos matrimoniales cristianos tradicionales pueden modificarse un poco. Aquí tienes algunos ejemplos que muestran cómo dar sentido a tus votos, desde los más tradicionales hasta los más personales.

¿Sabías que los votos matrimoniales tradicionales no están en la Biblia, pero se basan en principios bíblicos? Esto significa que eres libre de interpretar esos principios y escribir tus propios votos. Según Génesis 2:24, la Biblia define el matrimonio como la unión de dos en uno. Y según Marcos 10:9, la unión debe ser para toda la vida. Para que dos personas se unan, debe haber amor, honor, unión y sumisión.

Están los votos matrimoniales tradicionales que todos hemos escuchado y luego están los votos matrimoniales personales y románticos que han sido escritos por la pareja o los votos ya existentes que han sido editados. Todos ellos cuentan como votos matrimoniales cristianos si encarnan los principios cristianos. Pero si estás planeando una ceremonia religiosa solemne, es mejor que evites los votos matrimoniales divertidos.

Mejor guión de ceremonia de boda cristiana

Los cristianos creen que el matrimonio es un don de Dios que no debe darse por sentado. Es el ambiente adecuado para mantener relaciones sexuales y construir una vida familiar. Casarse en una iglesia, delante de Dios, es muy importante.

Los votos matrimoniales, en la forma de “tener y conservar desde hoy en adelante, en lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, amar y querer, hasta que la muerte nos separe”, se han recitado en las bodas por la iglesia del Reino Unido desde 1552.

Pero antes de que el servicio nupcial se incluyera en el Libro de Oración Común, los matrimonios eran mucho más informales: las parejas podían prometerse el uno al otro en cualquier momento o lugar y la palabra hablada era tan buena como el contrato escrito.

En este clip de audio, tres académicos -Janet Soskice, Lectora de Teología Moderna y Teología Filosófica de la Universidad de Cambridge; Frederik Pedersen, Profesor de Historia de la Universidad de Aberdeen; y Christina Hardyment, historiadora social y periodista- debaten sobre la historia y el papel del Estado y la Iglesia en el matrimonio.