Reportajes de boda

Reportaje fotográfico de boda

Además de la parte formal de la fotografía de bodas, la mayor parte del día se cubre con un enfoque informal y de reportaje. Esto significa que estamos documentando su día de forma natural, fotografiando desde el fondo, lo que nos permite capturar su día y todos esos momentos mágicos a medida que se desarrollan en frente de nuestra lente de una manera discreta. Siempre estamos cerca de la novia, el novio y los invitados, y nos aseguramos de crear un relato visual de vuestro día que contará vuestra historia tal y como sucedió. La otra ventaja es que probablemente también captaremos instantáneas de momentos que quizá no hayas visto y que involucran a tu familia y amigos. Nuestros paquetes cubren los tres estilos de fotografía: formal, informal y de detalles.

Ideas para reportajes fotográficos

La expresión “reportaje de boda” no es sólo una técnica, sino una filosofía misma de fotografiar. En efecto, los grandes reportajes son cuestión de detalles y pequeños detalles que desvelan mil palabras. Una mirada rápida, un gesto, una sonrisa o una caricia; son todos los matices que calientan de forma íntima su día especial.

El estilo del fotoperiodismo da prioridad a la narración. La naturalidad es la palabra clave. En comparación con los rodajes tradicionales, un reportaje narra el día de tu boda con creatividad realzando los gestos, los sentimientos, las emociones y todos los pequeños y grandes acontecimientos. Por supuesto, esto no irá en detrimento del rodaje al que no le faltará ningún momento destacado, desde la preparación de los novios hasta la ceremonia, la tarta y la fiesta.

Las fotos con amigos y familiares también formarán parte del rodaje; son el momento alegre y emotivo esencial del día de tu boda. Todos los invitados serán captados (en grupo o en solitario) de la forma más espontánea y original para que todo el calor, el entusiasmo del momento y las emociones que llenan el ambiente sean captadas y entregadas a usted.

Fotografía de reportaje

La expresión “reportaje fotográfico de bodas” lleva un tiempo flotando en el sector de las bodas, y es un estilo de fotografía de bodas cada vez más popular. Así que he escrito esta página para aclarar lo que realmente significa, y cómo se ha adaptado mi enfoque a las fotos de la boda en los últimos años. Me centro en fotografiar bodas de reportaje en Londres y el Reino Unido. Los fotógrafos de boda tradicionales tienden a dictar y controlar el ritmo del día pidiendo a la gente que pose para las fotos, a algunos les gustan los trucos, y otros se pasan la mañana colgando el vestido de novia y capturando los detalles florales. Para muchos, esto puede resultar frustrante y las fotos pueden carecer de narrativa. En términos básicos, la fotografía de reportaje de bodas consiste en captar la historia del día, y no se trata de fotos formales en pose o de colocar los zapatos en el alféizar de la ventana. Se trata de captar la acción y las reacciones de los invitados, amigos y familiares. Quiero que mis parejas miren las fotos de su boda y vean momentos especiales que se perdieron durante el día, o que no tenían ni idea de que estaban ocurriendo. Se trata de las risas y las lágrimas, y de registrar estos recuerdos con fotografías bellas y emotivas.

Fotógrafos de reportaje famosos

Un vestido blanco vaporoso y un velo vaporoso, un ramo de flores y una tarta de tres pisos adornada, una dama de honor risueña y unos padrinos elegantes, todo esto es el sueño de cualquier chica que entra en la edad adulta. Un día soñado y esperado con alegría dura, al fin y al cabo, sólo un día. Cuando la historia de ese día se capta con un reportaje fotográfico de boda, se puede revivir mil veces.

Las fotografías de boda tradicionales tienden a ser imágenes con sonrisas fijas y poses rígidas. El Reportaje o Fotografía Documental de Bodas es diferente en el sentido de que captura las emociones y sentimientos reales, el ajetreo, el bullicio, las lágrimas y las risas, de tal manera que cuenta una historia de la acción del día. Es la auténtica captación de diferentes momentos interesantes

sin intervención ni intrusión alguna. Es natural y no posado y es más de congelar, en un estilo espontáneo, los momentos únicos del día. Será un registro fluido de la historia de tu boda, desde el principio, cuando la novia se maquilla y se pone sus galas, hasta el momento en que salen los zapatos de baile y empieza la fiesta de verdad.